Active Search Results (ASR) is an independent Internet Search Engine using a proprietary page ranking technology with Millions of popular Web sites indexed Active Search Results
Intercambio De Enlaces - Intercambio de enlaces gratis en el que obtienes 25 backlinks para tu web en minutos

martes, 20 de enero de 2015

Listado de Noticias Ambientales Internacionales 18/01/2015

LISTADO DE NOTICIAS SACADAS DE: HTTP://NOTICIAS-AMBIENTALES-INTERNACIONALES.BLOGSPOT.COM.ES/

Posted: 17 Jan 2015 04:00 AM PST


'Mano dura contra la deforestación', una promesa del nuevo titular de Ambiente de Paraguay

Fecha de Publicación
: 17/01/2015
Fuente: EFE
País/Región: Paraguay


Mantendrá la Ley de Deforestación cero y fomentará tecnologías de tratamiento de residuos hídricos.
Rolando de Barros, que asumió hoy como nuevo titular de la Secretaría del Ambiente (Seam) de Paraguay -un día después de que el presidente de Paraguay, Horacio Cartes, destituyera a su antecesora, María Cristina Morales, que recibió duras críticas durante su gestión- ha asegurado hoy a EFE que aplicará "mano dura" contra la destrucción de bosques, que alcanza en su país una de las tasas más altas del mundo.
“Vamos a aplicar las leyes contra la deforestación con mano dura y con multas ejemplares a quienes las incumplan”, afirmó De Barros.
Explicó que mantendrá la Ley de Deforestación Cero, que impide la tala de masa boscosa en la región oriental del país, y rige hasta el año 2018.
La región occidental, no afectada por la ley, alcanza una de las tasas de deforestación más elevadas del mundo según la organización ambientalista Guyra Paraguay, pese a que algunas de sus zonas han sido declaradas como reserva de la biosfera por Naciones Unidas.
En esta región, el ministro dijo que incrementará la vigilancia para que se respete el 25 % de reserva de bosque en los terrenos que se acojan a las leyes de cambio de uso, que amparan a muchas explotaciones agrícolas y ganaderas en la zona.

La polémica del Chaco
En la región occidental se encuentra también el Parque Nacional Defensores del Chaco, objeto de polémica en las últimas semanas por un proyecto de prospecciones geológicas que el Ministerio de Obras Públicas paraguayo quiere desarrollar en la zona.
Al respecto, De Barros aseguró que “a finales de enero o comienzos de febrero” se celebrará una audiencia pública para cumplir con la obligación de consultar a las comunidades indígenas que habitan en la zona acerca del proyecto.
El área es refugio de los indígenas ayoreo (totobiegosode), parte de los cuales se mantiene en aislamiento voluntario y constituye el último pueblo indígena americano no contactado fuera de la Amazonía.
Miembros de la comunidad ayoreo fuera del aislamiento cesaron este martes el corte de carretera que mantenían en el departamento de Boquerón, al noroeste del país, para protestar contra el proyecto.

La contaminación hídrica, otra prioridad
Por otra parte, De Barros expresó su preocupación por la “contaminación hídrica” que afecta tanto a la bahía de Asunción como a la cuenca del lago Ypacaraí, uno de los principales atractivos turísticos de Paraguay.
En los últimos años el lago se ha visto afectado por la contaminación de sus aguas, hasta el punto de que las autoridades prohibieron el baño en la temporada veraniega de 2013.
La Seam dará “un corto plazo de tiempo” a las industrias que realizan vertidos en el lago y sus afluentes para “adoptar tecnologías de tratamiento de residuos que se adecúen a la ley”, dijo De Barros.
.
Posted: 17 Jan 2015 04:00 AM PST
¿Cuánto combustible fósil hay que dejar de usar para limitar el cambio climático?

Fecha de Publicación
: 17/01/2015
Fuente: EFE
País/Región: Internacional


En el caso de Oriente Medio, aunque utilice más del 60 % de sus reservas de petróleo, debería dejar más de 260 millones de barriles bajo el suelo
Una tercera parte de las reservas de petróleo, la mitad de las de gas y más del 80 % de las reservas de carbón actuales deben permanecer intactas en los próximos 40 años a fin de limitar a 2ºC el calentamiento global, publica la revista "Nature".
De acuerdo con el estudio, estas son las condiciones que permitirían tener una probabilidad del 50 % de cumplir el objetivo oficial de limitar el calentamiento global a esos 2ºC por encima de los niveles previos a la industrialización.
El análisis, realizado por un equipo encabezado por Christopher McGlade, del University College London, muestra que, para cumplir con el objetivo climático del siglo XXI, es necesario restringir el uso de los combustibles fósiles (petróleo, carbón y gas natural) en esas proporciones.
Los científicos cuantificaron la distribución regional de crudo, carbón y gas que tendría que haber bajo tierra para cumplir con la meta, acordada mediante consenso internacional.

Por ejemplo
Según los cálculos de los expertos, Estados Unidos y Australia “no podrían utilizar más del 10 % de sus reservas de carbón”, a fin de limitar las emisiones de dióxido de carbono y reducir el impacto del cambio climático.
Canadá solo podría utilizar un 25 % de sus reservas de crudo y sus depósitos bituminosos.
Por su parte, la explotación de recursos de gas no convencionales, como el gas de lutita, debería estar “severamente limitada” en China, India, África y Oriente Medio y, en menor medida, en Estados Unidos, para alcanzar los objetivos medioambientales.
Los autores de la investigación cuestionan el compromiso de los Gobiernos para lograr los objetivos de calentamiento del planeta, a juzgar por sus inversiones en el sector energético en sus territorios.
También subrayan que la explotación de nuevos recursos de combustible fósil en lugares como el Ártico “es incompatible” con los esfuerzos por limitar el cambio climático.
.
Posted: 17 Jan 2015 04:00 AM PST


¿Se debería prohibir el turismo en Antártica?

Fecha de Publicación
: 17/01/2015
Fuente: BBC
País/Región: Antártida


Esta temporada unos 37.000 turistas visitarán Antártica, hogar de unas 20 millones de parejas de pingüinos y sus crías. Pero, ¿es éticamente aceptable pasar vacaciones en un ambiente tan prístino?
Protegida por dos brazos glaciales, la bahía frente a nosotros reluce en azul ultramarino, sus aguas salpicadas de nenúfares de hielo y pedacitos de témpanos flotantes.
Un risco vertical se yergue sombrío sobre nosotros, flanqueado por cuestas de nieve de blanco tan puro como los brillantes pechos de los pequeños pingüinos Adelaida, cuyas caras anteojudas observan con curiosidad su entorno, mientras se desplazan a poca distancia, meciéndose y deslizándose, durante sus quehaceres.
Este es el Risco Brown en la Península Antártica y, envuelto en capa tras capa de vellón, recubierto en tela impermeable de color rojo vivo, estoy perfectamente consciente de que este no es mi propio hábitat.
Lo que genera la pregunta: ¿Debería estar aquí? Al poner pie en este continente extraordinario, ¿no estaré perturbando el prístino entorno y contaminando el último territorio virgen del mundo?
Todos los visitantes dejan su huella, reconoce el guía turístico Boris Wise, de las expediciones One Ocean, y todos tenemos la tendencia de visitar los mismos lugares; la costa accesible, que es donde los pingüinos y las focas van a dar cría.
Sin embargo, arguye, el turismo cuidadosamente controlado no es solamente aceptable sino útil.
Sin una población nativa propia, Antártica necesita gente que abogue en su favor y el turismo crea una agrupación global de personas listas a apoyar y, de ser necesario, financiar su conservación.
No todos están convencidos de que los beneficios superen los riesgos pero muchos adoptan un pragmatismo.
"Es mejor tener un cierto nivel de turismo responsable en lugar de uno que pase desapercibido", dice Jane Rumble, directora de Regiones Polares de la Cancillería Británica.
Esta temporada, se esperan 37.000 turistas en Antártica, aunque 10.000 de ellos no irán a tierra.
Alrededor de la mitad de los barcos turísticos, como el nuestro, tienen banderas de países del Tratado Antártico, lo que los somete legalmente a los estándares ambientales del tratado.
La otra mitad operan preocupantemente por fuera de estos reglamentos pero muchos son parte de la Organización Marítima Internacional que ahora está introduciendo un código polar más estricto y, actualmente, todas las compañías que regularmente llevan turistas son miembros de la Asociación Internacional de Operadores Turísticos de Antártica (IAATO, por sus siglas en inglés) que opera de cerca con el Sistema del Tratado Antártico.

El Tratado de Antártica
- Tratado original firmado en 1961
- El objetivo es desmilitarizar Antártica y declararla una zona no nuclear
- Diseñado para promover la cooperación científica internacional y resolver disputas territoriales
- Países firmantes originales: Argentina, Australia, Bélgica, Chile, Francia, Japón, Nueva Zelanda, Noruega, Unión Soviética, Sudáfrica, Reino Unido, EE.UU.
- Otros 34 países se han plegado desde entonces, incluyendo China
A medida que nuestra embarcación cruza la latitud sur de 60 grados hacia Antártica, recibimos instrucciones obligatorias antes de reunirnos en el vestíbulo del barco para una "fiesta aspiradora".
Con un amplificador marcando el ritmo de canciones de conjuntos con nombres muy apropiados, como Pasajero y Las Semillas Negras, nos hacemos una limpieza de "bioseguridad", aspirando nuestros trajes y equipos y desinfectando nuestras botas para estar seguros de no introducir ninguna especie ajena a Antártica.
Me pregunto si esto sirve de algo. Aparentemente sí. Especies no autóctonas han sido introducidas por accidente a la región pero no, hasta donde se sabe, por turistas.
De hecho, los estudios sugieren que los programas científicos tienen mucho más impacto ambiental que el turismo.
Los científicos, naturalmente, sostienen que ellos también contribuyen más, incluyendo el aumento del entendimiento de cómo los cambios de Antártica tienen vínculos cruciales con el medio ambiente global.

No dejar ni traer nada
Nuestro barco nunca atraca. Soltamos el ancla y llegamos a la orilla en una lancha "biosegura".
No se permite comer ni fumar en tierra y nos advierten de no llevarnos nada, excepto fotografías, y no dejar nada, ni siquiera un poco de nieve amarilla (orina).
"Así que no beban mucho líquido durante el desayuno", dice Boris sonriente.
Nos piden no acercarnos a menos de cinco metros de la vida silvestre.
Pero nadie le ha dicho eso a los pingüinos y, aunque nunca hay contacto físico, tenemos divertidos encuentros, especialmente con los confiados pequeños pingüinos Juanito de pico rojo.
A un pasajero se le permite acercarse hasta donde quiera. Es Phil Mcdowell, un biólogo marino y contador de pingüinos de la organización investigativa independiente Oceanites, que aprovechó el viaje de nuestro barco para monitorear las colonias de pingüinos que visitamos.
Ha habido varios estudios que comparan colonias visitadas con regularidad con aquellas que casi no tienen contacto con humanos.
Los resultados se destacan por ser poco concluyentes, mostrando colonias muy visitadas en peor, igual y hasta mejor situación.
Los Juanitos están boyantes, me dice McDowell, aumentando su número y alcance.
Los pingüinos Adelaida, y los pequeños pingüinos barbijo, sin embargo, están en declive.

Cambio climático
La Península Antártica se ha calentado 3 grados centígrados en promedio en los últimos 60 años, y los vientos han cambiado, alterando el patrón del hielo marítimo.
El calentamiento global el que está cambiando las fortunas de los pingüinos, sugiere McDowell, no el turismo.
Hay preocupaciones a futuro, sin embargo. Se espera un crecimiento en los números de turistas y la afiliación a la IAATO es voluntaria.
Los barcos turísticos está empezando a ofrecer actividades como navegación en kayaks, montañismo y buceo que potencialmente pueden ser más invasivas que simplemente mirar.
No está claro cuál es el impacto y ciertamente se necesita más monitoreo.
De vuelta en Londres, mientras me entretengo con mis fotos de etéreos panoramas helados y pingüinos increíblemente cómicos, me pregunto otra vez si debería sentir remordimiento de haber estado en Antártica.
"No", afirma la experta polar Jane Rumble, "simplemente haz lo que puedas para preservarla".