Active Search Results (ASR) is an independent Internet Search Engine using a proprietary page ranking technology with Millions of popular Web sites indexed Active Search Results
Intercambio De Enlaces - Intercambio de enlaces gratis en el que obtienes 25 backlinks para tu web en minutos

jueves, 23 de abril de 2015

Listado de Noticias Ambientales Internacionales 22/04/2015

LISTADO DE NOTICIAS SACADAS DE: HTTP://NOTICIAS-AMBIENTALES-INTERNACIONALES.BLOGSPOT.COM.ES/

Posted: 21 Apr 2015 04:00 AM PDT


Latinoamérica fue la región más peligrosa para los defensores del medioambiente durante el 2014

Fecha de Publicación
: 21/04/2015
Fuente: InfoBae
País/Región: Latinoamérica


Latinoamérica fue en 2014 la región más peligrosa para los activistas medioambientales tras el asesinato de 87 personas, según un informe publicado el lunes por la organización británica Global Witness, que tacha a Honduras como el peor país para defender la naturaleza.
En total, 116 personas perdieron la vida en todo el mundo por luchar contra proyectos que ponen en peligro la conservación de la Tierra, un 20% más que en 2013.
Brasil fue el país en el que se registraron más víctimas con 29 homicidios, seguido de Colombia con 25, Filipinas con 15 y Honduras con 12, el menos poblado de los cuatro.
El registro de asesinatos de activistas en África, Oriente Medio, Asia central y China es incompleto, debido al limitado acceso que tienen las organizaciones internacionales y a la falta de medios de comunicación independientes en muchas de estas regiones, según el informe.
El estudio titulado "¿Cuántas (muertes) más?" (How Many More?, en inglés) destaca que 47 de las víctimas mortales (40%) eran indígenas, y subraya que los homicidios están relacionados con proyectos mineros, agrícolas e hidroeléctricos.
"El ataque sistemático contra los activistas también ha ido acompañado de protestas violentas, límites a las libertades civiles y leyes que debilitan la protección del medioambiente", señala el informe.
"Algunos Gobiernos han usado, asimismo, leyes contra el terrorismo para atacar a los activistas y acusarlos de enemigos del Estado", agrega.
Honduras, el país más peligroso del mundo, teniendo en cuenta el número de crímenes per cápita, también es el lugar más hostil para defender la naturaleza.
Los ambientalistas son asesinados "de un disparo en la cabeza a plena luz del día, secuestrados, amenazados o hasta tratados como terroristas por oponerse al llamado 'desarrollo'", denuncia Billy Kyte, analista de Global Witness, sobre el país centroamericano.
Al menos 111 ecologistas perdieron la vida entre 2002 y 2014, según el recuento de esta organización sin objetivo de lucro.
"Los verdaderos autores de estos crímenes, que tienen de fondo una poderosa conexión de intereses estatales y empresariales, están logrando escapar sin ser castigados. Es urgente tomar acciones para proteger a los ciudadanos y llevar a los culpables ante la Justicia", agrega Kyte.
A pesar del peligro, muchos han seguido desempeñando sus labores en Honduras como Berta Cáceres, una reconocida activista índígena que lleva años recibiendo amenazas por las causas que defiende.
Cáceres, una de las fundadoras y coordinadora del Consejo Cívico de Organizaciones Populares e Indígenas de Honduras (COPINH), es la principal voz en contra del proyecto hidroeléctrico Agua Zarca, que prevé la construcción de una represa en el río Gualcarque y dejará sin agua a cientos de nativos Lenca.
Desde 2013, tres de sus compañeros han sido asesinados por oponerse al plan.
Cáceres recibirá este lunes en San Francisco (oeste de los EEUU) el premio Goldman, uno de los más prestigiosos en el campo del medioambiente.
El año pasado lo recibió la peruana Ruth Buendía Mestoquiari, líder de la tribu asháninka, por evitar en 2010 la construcción de dos hidroeléctricas en la Amazonia peruana, que habrían provocado el desplazamiento de miles de índígenas.
.
Posted: 21 Apr 2015 04:00 AM PDT


La extinción del tiburón causaría daños "irreparables" al ecosistema y a la pesca mundial

Fecha de Publicación
: 21/04/2015
Fuente: 20 Minutos (España)
País/Región: Internacional


El tiburón es un animal "indispensable" para la supervivencia del ciclo de los mares y su extinción daría lugar a daños "irreparables" en el ecosistema marino, ha advertido Karlos Simón, buceador en posesión del récord mundial de permanencia con escualos bajo el agua.
"España es en la actualidad uno de los países que más tiburones caza en el mundo", junto a países como Japón e Indonesia, lo cual pone en peligro no sólo la supervivencia de este animal sino la de toda la cadena trófica oceánica, ha asegurado Simón, hasta el punto de poner en riesgo "el futuro de la pesca a nivel mundial".
Este experto submarinista ha indicado que la mayoría de las especies de tiburón se encuentran en peligro de extinción pero, al ser los principales depredadores de los peces carnívoros, "si desaparecieran, éstos se multiplicarían y acabarían con los peces herbívoros, su alimento".
De esta manera, "terminaríamos por quedarnos sin pesca" aunque el problema iría más allá pues, "una vez desaparecidas las especies que se alimentan de algas, éstas crecerían sin control en nuestros mares" y, teniendo en cuenta que el mar es el mayor sumidero del planeta de CO2, la alteración de "su estructura y su dinámica influirían en gran medida sobre la humanidad".

Cazados sólo para arrancarles sus aletas
La principal preocupación de este experto es el progresivo incremento durante los últimos decenios de las capturas de tiburones, "por culpa de la famosa sopa de aleta". "Cada año se cazan más de 100 millones de tiburones", la mayoría de ellos sólo para arrancarles sus aletas, con las cuales se prepara esta sopa, muy demandada y consumida en Asia hasta el punto de que un kilo puede llegar a costar 500 dólares: "no hay grupo animal que aguante esta presión", afirma Simón.
Tras capturar a los animales, los pescadores les cortan esta parte de su cuerpo y luego los arrojan vivos al mar pero, al perder su capacidad para nadar, los tiburones "mueren de asfixia entre terribles dolores".
No sólo se consume este animal en países como Japón o China, sino en muchas otras partes del mundo como Australia, Francia, Islandia o la misma España, donde el cazón es un plato característico en Andalucía.

Una mala fama por el cine y la TV
Respecto a los peligros generados por el "rey de los mares", como lo define Simón, llama la atención sobre la mala fama que el cine y la televisión han adjudicado a esta especie.
"Si tuvieras que dar un paseo, ¿irías a la sabana, sabiendo que hay leones allí? Pues con el tiburón es lo mismo: ¿por qué se empeña la gente en bañarse en playas donde hay presencia confirmada de tiburones, cuando hay tantas otras para hacerlo sin peligro?", se pregunta este especialista. Según diversos informes oficiales de organismos marinos, cada año se producen en torno a un centenar de ataques de tiburón en todo el mundo, casi todos protagonizados por 3 únicas especies de las más de 375 que existen: el tiburón blanco, el tigre y el toro.
Estos documentos también afirman que la posibilidad de morir de gripe es de 1 entre 63 y la de morir por una caída, de 1 entre 218, mientras que la de morir por ataque de tiburón es de 1 entre 3.700.000. "Es más fácil fallecer por la picadura de un insecto que mordido por un tiburón", resume Simón, quien advierte de que, "si a pesar de todo tienes un encuentro con uno, debes intentar salir del agua cuanto antes, pero nunca de forma brusca o llamando la atención".
Muchos ataques se producen porque, desde la perspectiva del escualo, un bañista puede confundirse con una foca o un león marino, algunas de sus piezas de caza habituales. "Llámame loco pero lo mejor que puedes hacer si llevas unas gafas de buceo es mirarle directamente y, si se acerca, intentar tocarle los ojos y las branquias, sus zonas más vulnerables..., entonces huirá por miedo a que le hagas daño", asegura.
.
Posted: 21 Apr 2015 04:00 AM PDT


Represa gigante en Etiopía expulsaría a 200.000 indígenas

Fecha de Publicación
: 21/04/2015
Fuente: IPS
País/Región: Etiopía


Una misión de la Unesco evaluará este mes el impacto socioambiental que tendrá en Etiopía el proyecto de la represa hidroeléctrica Gilgel Gibe III, una de las mayores de su tipo en África y que pondrá en peligro la supervivencia de 200.000 habitantes indígenas, según denuncian activistas.
La visita de la delegación de la Unesco (Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura), anunciada por la cadena de noticias etíope FBC, se supo mientras que la organización  Supervivencia Internacional advertía que el pueblo kwegu, del sudoeste de Etiopía, padece una grave hambruna debido a la destrucción de los bosques y la desecación del río de su zona.
La organización, con sede en Gran Bretaña, vinculó la crisis alimentaria de los kwegus a la construcción de la represa Gibe III y al riego a gran escala en la región, que privan a la población autóctona del agua y la pesca.
La represa está 90 por ciento construida, según un comunicado oficial, y podría comenzar a generar electricidad después de la temporada de lluvias en agosto. La obra se erige sobre el río Omo, que desemboca en el lago Turkana y al cual le aporta 90 por ciento de su agua.
El lago Turkana es el mayor del mundo en un entorno desértico y yace principalmente en el noroeste de Kenia, pero su extremo norte se interna en Etiopía.
La construcción de la represa generó preocupación por el valle bajo del Omo y el lago Turkana, ambos declarados Patrimonio de la Humanidad por la Unesco.
El valle es uno de los lugares con mayor diversidad cultural del planeta, donde excavaciones arqueológicas hallaron restos humanos de más de 2,4 millones de años, y el lago, de una antigüedad de cuatro millones de años, es considerado “la cuna de la humanidad”.
La Unesco no logró que Etiopía detuviera la construcción de la represa para permitir un análisis independiente del posible impacto de la obra. El gobierno sostiene que ya realizó una evaluación conjunta con una empresa de consultoría internacional financiada por el Banco Mundial.
Esa evaluación concluyó que la represa regularía el flujo de agua y no tendría efectos negativos en el lago Turkana, según declaró el ministro de Agua y Energía, Alemayehu Tegenu, a la cadena FBC en marzo.
Pero esa opinión es disputada. Fuentes fidedignas sostienen que la obra afectará considerablemente  los medios de vida de 200.000 indígenas en la zona de Turkana y el valle bajo del Omo, incluidos los pueblos mursis, bodis, kwegus y suris.
Las plantaciones comerciales de Etiopía a lo largo del río podrían reducir la corriente del Omo hasta el lago Turkana en un 70 por ciento, informó el diario británico The Guardian. El lago alberga al menos 60 especies de peces y sostiene otros animales que son la principal fuente de sustento de la población circundante. Los cultivos también pueden contaminar el agua con productos químicos y nitrógeno.
Crece el temor de que la represa agote los recursos de la zona y provoque conflictos entre distintas comunidades del frágil ecosistema del lago Turkana. Un informe de la organización británica Fondo de Alimentos Sostenibles señala que el “riego agrícola a gran escala en regiones secas provoca el agotamiento del agua y la salinización del suelo”.
“Este lugar se convertirá en un campo de batalla incontrolable y sin fin”, advirtió Joseph Atach, subjefe de la aldea Kanamkuny, en Turkana, en entrevista con The Guardian. La reducción de la pesca tendrá “enormes repercusiones para las 200.000 personas que dependen del lago para su subsistencia”, sostuvo Felix Horne, investigador de la organización de derechos humanos Human Rights Watch.
Se prevé que la represa proporcione el riego a la plantación estatal de caña de azúcar Kuraz y otros emprendimientos comerciales de algodón, arroz y aceite de palma.
Según información de la Unesco, la plantación de Kuraz “privaría al lago Turkana de 50 por ciento de su ingreso de agua” lo que provocaría un descenso de 20 metros en el nivel del lago y un retiro de la costa norte de hasta 40 kilómetros.
En una respuesta por correo electrónico a IPS, Horne calculó que “entre 20 y 52 por ciento del agua del río Omo podría no llegar al lago Turkana, según la tecnología de riego que se use”.
Yared Hailemariam, activista etíope por los derechos humanos y otrora político opositor, con sede en Bélgica, concuerda en que la principal amenaza para el lago Turkana son las plantaciones de caña de azúcar.
“Las futuras negociaciones de la Unesco con el gobierno deben centrarse principalmente en las plantaciones de caña de azúcar y no en la reducción del tamaño de la represa hidroeléctrica”, recomendó en diálogo con IPS vía Skype.
Desde que comenzó la obra de la represa en 2006, organizaciones internacionales de derechos humanos acusaron al gobierno etíope de expulsar a los indígenas del valle bajo del Omo y de poner en peligro a la comunidad del lago Turkana.
En 2012, Human Rights Watch advirtió que “el gobierno estaría desplazando a comunidades indígenas dedicadas a la ganadería sin consultar ni indemnizar debidamente a estas personas, para abrir paso a nuevas plantaciones azucareras administradas por el Estado”.
Con respecto a los métodos de desalojo de los indígenas empleados por el gobierno, Horne dijo que “la fuerza directa que se veía” al principio “fue sustituida por la amenaza de la fuerza, junto con los incentivos, incluido el acceso a la ayuda alimentaria si las personas se trasladan a las aldeas nuevas”.
Mientras tanto, la postura de Kenia también es cuestionada. Horne y Argaw Ashine, periodista ambiental etíope exiliado, temen que esta haya acordado con el gobierno de Etiopía la compra de electricidad de Gibe III a un precio con descuento.
Los estudios sostienen que Kenia podría obtener más de 300 megavatios de electricidad de la futura represa.
“Al gobierno de Kenia le preocupa más la economía urbana industrial, sedienta de energía, que la marginada tribu de Turkana”, sostuvo Argaw.
“La situación de los kwegus es sumamente grave”, advirtió Elizabeth Hunter, de Supervivencia Internacional.
Su organización “recibió informes muy alarmantes de que se están muriendo de hambre, y esto se debe a que cazan y pescan y cultivan plantas junto al río Omo. Ahora, mientras le hablo, todo ese medio de sustento está siendo destruido”, recalcó.